martes, 31 de marzo de 2009

Amor

Desnudos se hacen el amor delante de la chimenea.
El resplandor de las llamas les caldea la piel, los cuerpos son un solo, rítmico latido.
Un solo, rítmico latido cada vez más pujante.
Agotados, los tres cuerpos se desenroscan lentamente, las antenas se separan. Las llamas se multiplican en las escamas triangulares.

Héctor G. Oesterheld

1 comentario:

Silvana Mas dijo...

Me tomo por sorpresa, muy beno