domingo, 8 de febrero de 2009

Koans modernos

10
—Mi inefable instructor, alguien me comentó que en algo así como el Tercer Mundo, que no sé dónde está, hay pueblos que todavía cantan canciones.
—Instruido poco informado: son pueblos subdesarrollados que no tienen grabadoras y cintas para grabarlas y dejar que otros canten por ellos. Desconocen el confort.


12
—Así no puedo vivir, mi querido entrenador. Cada vez que me encuentro con una americana o norteamericana, pintarrajeada como una cacatúa, el pelo siempre rubio, dinámica y alegre, con un vaso de gin & tonic en la mano, me asalta una violenta tentación de preguntarle si ella es un producto natural y tengo miedo de ofenderla.
—Tu miedo es vano. Haz la pregunta y te responderá que toda ella es producto de la mano del hombre.


13
—Transmisor, ayúdame. Qué debo responder cuando una mujer, mi amante o mi esposa, me pregunta como un reproche: ¿qué te pasa otra vez? ¿hay otra mujer en tu vida?
—Oh, mi pobre receptor, desconocedor de la psicología. Responde que sí, que con mujeres como tú, que hacen esas pregunta, siempre, pero siempre hay otra mujer. Y tú lo sabes.

Pablo Urbanyi

1 comentario:

rubiaa dijo...

Cuánta verdad.